Invierno en México estaría dominado por efectos de “La Niña”

Escrito Por Ronda Politica CLIMA Y CONTINGENCIAS 0 El Sábado noviembre 04, 2017

 

Desde agosto, en la parte oriental del Pacífico tropical se ha producido un rápido enfriamiento de las temperaturas de la superficie del mar que se han acercado a los niveles de “La Niña”. No obstante, los indicadores atmosféricos se han mantenido fundamentalmente en unas condiciones neutras del ENOS. Para que se produzca un episodio de “La Niña” típico. Es esencial que tanto el océano como la atmósfera presenten las características propias asociadas.

 

Existen probabilidades de entre ya del 70% de que en el último trimestre de 2017 se den unas condiciones correspondientes a un episodio débil de “La Niña” de acuerdo a modelos climáticos de los principales centros de predicción del mundo y en las evaluaciones de esos modelos realizadas por expertos.

 

Si realmente ocurre un episodio de La Niña, lo más probable es que sea de intensidad débil, y se prevé que las condiciones vuelvan a ser neutras en el primer trimestre de 2018.

 

¿Qué es el fenómeno de “El Niño” / “La Niña”?

El Niño – Oscilación del Sur (ENOS), es un patrón oceánico-atmosférico natural y que se presenta en todo el Pacífico Ecuatorial. Se caracteriza por la variabilidad de la temperatura superficial del océano, la circulación de los vientos que sopla de este a oeste (vientos alisios) y la profundidad de la termoclina o capa donde el agua cambia de temperatura con la profundidad. Tiene una periodicidad irregular con ciclos cada 2 a 7 años presentando tres fases: El Niño, La Niña y Neutral Los principales efectos en México se dan en los patrones de lluvias y temperaturas.

 

En presencia de El Niño, los vientos del este (alisios) en el Pacífico se debilitan, el agua cálida del Pacífico oeste se recorre hacia el este a lo largo de la línea ecuatorial aumentando la temperatura superficial del mar lo suficiente para transportar calor hacia la atmósfera y generar nubes de convección profunda, moviendo las lluvias hacia el este generalmente durante el invierno. En presencia de La Niña, sucede lo contrario aumentando la fuerza de los vientos moviendo las precipitaciones hacia el oeste, sin embargo los viento alisios en el Atlántico se debilitan favoreciendo veranos lluviosos en México.

 

La Niña, fenómeno conocido también como “anomalía negativa”, produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, que viene acompañado de cambios en la circulación atmosférica tropical.

 

El Niño y La Niña son fases opuestas de la interacción atmósfera-océano en el Pacífico tropical. Tienen efectos opuestos en las características del tiempo y el clima. Las zonas que se ven afectadas por precipitaciones inferiores a la media durante un episodio de “El Niño” registran por lo general precipitaciones por encima de la media durante un episodio de “La Niña” y viceversa.

 

Por lo general, los efectos de “La Niña” son opuestos a los de “El Niño”, pero dependen de la intensidad del episodio, la época del año en que se produce y la interacción con otros factores climáticos.

 

Los episodios de “La Niña” se caracterizan por la presencia de un flujo de corriente en chorro de tipo ondulatorio sobre los Estados Unidos y el Canadá durante el invierno boreal, con temperaturas más frías de lo normal y una actividad tormentosa superior a la media en el norte, y con temperaturas más cálidas y menos actividad tormentosa en el sur.

 

Aunque cada episodio de La Niña es único, algunas características suelen ser recurrentes. Por ejemplo, es frecuente que La Niña vaya acompañada de precipitaciones en el este de Australia, Indonesia, Filipinas, Tailandia y el sureste de Asia. En general, este fenómeno provoca un aumento de las precipitaciones en el noreste del Brasil, Colombia y en otras zonas septentrionales de América del Sur, y unas precipitaciones inferiores a las del régimen habitual en el Uruguay, parte de la Argentina, a lo largo de la costa del Ecuador y en el noroeste del Perú.

 

“La Niña” tiende a disminuir actividad ciclónica tropical en las cuencas de las partes central y oriental del Pacífico y a intensificarla en la cuenca Atlántica. Así ha sido, en general, la temporada de ciclones 2017 incluso sin la presencia formal del episodio de “La Niña”.

Efectos en México

Bajo condiciones de “La Niña”, dependiendo qué tan intenso se desarrolle, en casos muy generales se tendría un invierno seco y con temperaturas por arriba del promedio. Sin embargo, se podrían presentar importantes periodos muy fríos con heladas severas pero que solo durarían un par de días retornando rápidamente un ambiente muy cálido. Derivado de la condición seca del aire, los eventos “Norte” pueden ser ocasionalmente violentos así como un enfriamiento significativo durante las noches y madrugadas con rápido calentamiento durante el día.

 

Por otra parte, la cantidad de frentes fríos suele ser menor que en inviernos bajo condiciones de “El Niño”. Generalmente las heladas pueden ser “negras” siendo perjudiciales para el campo debido a tiene lugar cuando la temperatura del aire, aún por debajo de 0°C no alcanza el punto de rocío (saturación) por lo que no hay formación de hielo sobre las plantas por lo que el tejido de la planta se “quema” dando una apariencia negruzca.

 

Con información e Imagen de LCA José Martin Cortés Aguilar | SkyAlert Storm









Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *