¿Se volverá a derramar la sangre indígena en Chiapas?

Escrito Por Ronda Politica OPINION 0 El Domingo noviembre 26, 2017

 

Por: Víctor Lara

En cualquier momento la sangre roja del indígena se cubrirá de verde, de ese tono verde de olvido, de abandono, de valemadrismo, de laceración y de corrupción e impunidad.

 

Ante el avasallamiento y provocación de habitantes de Chenalho, quienes en su desesperación de no tener resultados al añejo problema limítrofe con comunidades de Chalchichuitan decidieron cerrar el paso en las limas, única vía a San Cristóbal.

 

Bloqueando totalmente el acceso a todo tipo de alimentos, insumos y medicamentos, poniendo en riesgo la vida y la salud de más de 4 mil habitantes, la gran mayoría niñas, niños, mujeres y ancianos.

 

A quienes no les quedó de otra que jalar pal monte en busca de salvaguardar la vida.

 

Decisión que fue consensuada y hasta el momento siguen en el monte, bajo las inclemencias de bajas temperaturas y exceso de frío así como de las constantes lluvias, muy comunes en esa zona.

 

Desde esa zona han enviado un SOS desesperado cuál grito en el desierto.

 

Defensores de derechos humanos independientes han solicitado emitan medidas precautorias y cautelares a efecto de salvaguardar la integridad de los hermanos indígenas desplazados.

 

La Iglesia católica ha hecho lo propio al poner en la mesa del conocimiento de la opinión pública este asunto de límites que puede terminar en un cruel derramamiento de sangre indígena.

 

Tal parece que Acteal no tuvo la suficiente enseñanza en el gobierno, no alcanzó la sangre de 45 indígenas a escribir para prevenir otro enfrentamiento más.

 

Si bien es cierto el problema de límites no es nuevo, mucho menos de esta administración, pero lo cierto es que el gobierno del estado a este reclamo sólo ha respondido con indiferencia.

 

Casi pudiéramos decir que el gobierno al NO intervenir y No velar por la seguridad, la tranquilidad y La Paz social, le apuesta a que se maten entre ellos.

 

Pobres indígenas tan lejos de Dios y tan cerca del Guero.









Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *